Home

Bienvenidos a Parkinson Villarrobledo

Nuestras instalaciones

Atención de calidad

Porque tú puedes, nosotros te ayudamos

Objetivo de la Asociación

Normalizar la vida de los afectados y sus familias

Nuestras instalaciones

Os presentamos todas las especialidades, instalaciones y demás servicios de los que disponemos.

Sala Multisensorial

Sala Pediatría

Gimnasio

Sala de estimulación sensorial

Logopedia

Actividades

Peluquería

Novedades

z
z
z

Protocolo de actuación para pacientes y familiares en Neurovilla

Para poder ofrecer atención terapéutica segura y de calidad, así como garantizar unos niveles adecuados de protección de pacientes y trabajadores, compartimos los protocolos de actuación en Neurovilla que tanto pacientes como trabajadores deberán cumplir en esta nueva etapa.

Además de estás medidas, hay que tener en cuenta que NO SE PODRÁ ACUDIR A LA ASOCIACIÓN BAJO NINGÚN CONCEPTO SIN CITA PREVIA. Para cualquier consulta o duda, podéis poneros en contacto con nosotros en los teléfonos  967 14 72 73 / 619 138 209

 

 

 

Duelo en tiempos de Coronavirus ¿Cómo afrontar una pérdida?

En estos días, muchas personas están falleciendo y/o fallecerán a causa del coronavirus, pero otras muchas lo harán por el curso natural de la vida. Si estás en duelo y has empezado a leer estas líneas, lo primero que quiero hacerte llegar es que desde Neurovilla sentimos muchos tu pérdida y esperamos que los siguientes apartados te ayuden a gestionar tu duelo desde el cuidado que requiere este momento.

 

 

La pérdida de un ser querido nos enfrenta a una de las experiencias más amargas de la existencia, se va una parte nuestra, y en sustitución nos queda un enorme vacío con el que tenemos que aprender a vivir.

Perder a alguien es una experiencia que necesita ser compartida, acompañada, sostenida por abrazos, miradas compasivas, palabras de cariño, respetuosos silencios,… Todo esto hace que no nos sintamos solos ante el dolor.

Sin embargo, el Estado de Alarma decretado y las exigencias sanitarias actuales, han limitado en gran medida las expresiones sociales (como velatorios, ceremonias religiosas o rituales familiares…), que validan el dolor y sentimiento de pérdida de la persona doliente y, por eso, dificultan la elaboración del duelo normalizado.

 

¿Qué es el duelo?

El duelo, es un proceso dinámico y cambiante de adaptación, que todos experimentamos ante la pérdida de alguien o algo querido. Es además, un proceso activo, donde la persona ha de resolver cuatro desafíos:

  • Aceptar la realidad de la pérdida
  • Sentir y elaborar el dolor y otras emociones
  • Adaptarse a los cambios de su entorno
  • Recolocar emocionalmente la pérdida y reanudar la propia vida.

En este proceso es habitual pasar por ciertas fases antes de llegar a adaptarse a la pérdida. Estas fases son:

  • Fase de Negación: Shock inicial, en la que la persona no acaba de creerse la nueva situación.
  • Fase de Miedo: temor e incertidumbre ante el futuro
  • Fase de Frustración: sentimientos de rabia, “¿Por qué a mi familiar?” “¿Por qué a mí?’” “¿Se podría haber evitado con medidas más drásticas?”
  • Fase de Duelo: tristeza normal al reconocer el cambio que supone la pérdida en nuestras vidas
  • Fase de aceptación: Ajuste de vida a nuevas metas, viviendo el presente; aceptando e integrando la pérdida de nuestro ser querido en nuestra biografía personal.

Estas fases no tienen por qué aparecer en este orden y el haber pasado por una de ellas previamente, no implica que no se pueda volver a experimentar en otro momento del proceso de duelo. Aunque sí es habitual que la última fase sea la de aceptación.

Es normal y frecuente que durante los primeros meses tras una pérdida significativa experimentemos:

  • Manifestaciones físicas como opresión en el pecho o garganta, vacío en el estómago, hipersensibilidad al ruido, falta de aire, debilidad y sequedad de boca.
  • Sentimientos: tristeza, enfado, culpa, ansiedad, fatiga, impotencia, shock, anhelo, alivio e insensibilidad.
  • Pensamientos: incredulidad, confusión, preocupación, sentido de presencia de la persona fallecida.
  • Conductas: trastorno del sueño, alimentarios, aislamiento, desorganización, soñar con la pérdida, evitar o frecuentar recuerdos, buscar al fallecido o llamarlo, suspirar, hiperactividad y llanto.

Es importante tener en cuenta que podemos manifestar estos pensamientos, sentimientos, sensaciones y conductas, para gestionarlos lo mejor posible.

 

Pautas de Autocuidado para personas en duelo

Algunas pautas que podemos tener en cuenta para autocuidarnos en estos momentos tan difíciles, aparecen en la siguiente imagen. Ponerlos en práctica pueden ayudarte a gestionar todo lo anterior.

 

 

Si necesitas ayuda para superar estos momentos difíciles no dudes en pedirla. Tus familiares, amigos y profesionales estamos aquí para hacerte este proceso lo más fácil y llevadero posible.

 

Algunas señales que indican la necesidad de pedir ayuda profesional son:
  • Mencionar la pérdida con dolor intenso pasados varios meses de la misma.
  • Algún acontecimiento desencadena una reacción excesiva.
  • Periodos de extrema tristeza o demasiado extensos, deseos de suicidio (a veces en fechas señaladas).
  • Episodios de conducta agresiva o conductas impulsivas, como abuso de sustancias.
  • Objetos de vinculación muy marcados o lo contrario, esconder o deshacerse de todos los objetos recordatorios.
  • Imposibilidad de incorporarse al funcionamiento vital pasadas unas semanas de la muerte.
  • Compulsión de imitar al fallecido o presencia de los mismos síntomas que tenía al morir. Obsesión por la enfermedad y la muerte.
  • No haber expresado abiertamente dolor en las primeras semanas de duelo o haber realizado cambios radicales de estilo de vida.
  • Pensamientos recurrentes de culpa o asuntos pendientes con el fallecido, remordimientos por haberle causado daño o haberle descuidado en vida.
  • No asistir o no realizar ningún rito de despedida de la persona fallecida (funeral,…) o nunca haber vuelto a mencionar al ser que desapareció.

Ante estas señales, o simplemente si consideras necesario hablar con una persona ajena a tu entorno social habitual, el equipo de psicólogas de Neurovilla podemos ayudarte en estos duros momentos.

 

Gema Ruiz Moreno

Psicóloga de Neurovilla. CM02341

16 de Abril. Día Mundial de la Voz

La voz constituye la principal herramienta para desarrollar las relaciones personales y sociales, por lo que resulta imprescindible cuidarla y prestar atención ante cualquier alteración.

 

Si notas que te quedas sin voz con facilidad, que pierde fuerza y que a veces puede durar varios días, es muy importante que el otorrinolaringólogo realice una revisión de tus cuerdas vocales  y, en caso de ser necesario, recibas tratamiento logopédico.

El logopeda es el encargado de facilitar al paciente estrategias y aprendizajes para que haga un mejor uso de su voz y, en consecuencia, mejore o haga desaparecer la posible lesión que exista en las cuerdas vocales.

La disfonía se define como la alteración de una o más características acústicas de la voz. El paciente disfónico refiere dificultades vocales, que expresa como voz soplada, quebrada, estridente, acompañada de fatiga vocal, imposibilidad de cantar tonos agudos e ineficacia vocal, especialmente en ambientes ruidosos.

El inicio de los síntomas suele ser inconcreto y de larga evolución, por lo que pueden pasar meses y hasta años sin que acuda a resolver su problema. A menudo, se asocia disnea, disfagia, tos o sensación de cuerpo extraño en la faringe.

Suele encontrarse una relación entre la disfonía y los sobreesfuerzos vocales, gritos o habla en ambientes ruidosos; frecuentemente, también se asocia a inflamación de las vías aéreas superiores (rinitis, sinusitis).

Ciertos profesionales, como profesores, abogados, cantantes o vendedores, se quejan frecuentemente de disfonía y son quienes acuden antes a la consulta médica.

El tratamiento se debe realizar lo antes posible, apenas diagnosticada la alteración funcional, para evitar la aparición de una lesión orgánica (nódulos, pólipos, etc.).

El objetivo final será conseguir un uso de voz optimizado, más elástico y reducir los esfuerzos, tensiones y compensaciones asociadas.

El tratamiento logopédico puede durar varias semanas o incluso varios meses.   Los pasos de la terapia son:

–  Se proporcionará información completa para que el paciente comprenda el mecanismo de producción de su trastorno y para que colabore activamente en la eliminación de los factores favorecedores y desencadenantes  del problema vocal.

–   Se instaurarán procesos de hidratación y lubrificación laríngea, mediante gasas y vahos.

–  Técnicas de relajación, que incluso deben continuarse después de finalizar el tratamiento con el objetivo de instalar hábitos definitivos de relajación muscular.

–  Ejercicios respiratorios para eliminar las contracciones musculares durante la respiración. Se  realizarán tratando de hacer desaparecer cada uno de los vicios que entorpecen la función vocal.

–  Ejercicios de impostación vocal, con el objetivo de conseguir una voz más clara con el mínimo esfuerzo.

–   Es posible que sea necesario un trabajo corporal, buscando un “enraizamiento”, un cuerpo bien posicionado y alineado que permita, acompañe y proteja una producción de voz adecuada y más sana.

 

 

 

Agustín Segovia Pérez

Logopeda

 

 

 

Entidades colaboradoras

 

 

 

 

Sobre nosotros

La Asociación de Parkinson de Villarrobledo nace de la mano de cuatro familias afectadas por esta enfermedad, en mayo del 1999, de forma altruista se encamina a dar respuesta a las necesidades de este colectivo, tan perdido y desinformado en aquellos momentos en Castilla la Mancha.

Dirección

Av. Miguel de Cervantes, s/n 02600 Villarrobledo (Albacete)

Teléfono

Tlf: 967 14 72 73 Fax: 967 13 70 72

eMail

administracion@parkinsonvillarrobledo.org

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. LOPD

ACEPTAR