18 de febrero. Día Internacional del Síndrome de Asperger

Con motivo del Día Internacional del Síndrome de Asperger queremos hacer un pequeño acercamiento para conocer un poco más a las personas que tienen Asperger, así como introducir brevemente  las áreas en las que suelen necesitar algún tipo de intervención.

De igual manera que todas las personas somos diferentes, todos los casos de Asperger son distintos y presentan peculiaridades diferentes. Si bien es cierto existen una serie de características que son comunes a todos los casos aunque puedan materializarse de forma distintas. Estas características comunes son:

  • Suelen mostrar dificultad a la hora de interactuar socialmente. NO rechazan el contacto con los demás, pero en muchas ocasiones, no conocen las reglas sociales que rigen las interacciones con los demás generando esto que sus relaciones sean poco profundas y que tengan dificultades para mantenerlas en el tiempo. Suelen contar con un escaso número de amigos y se encuentran más cómodos en grupos pequeños.
  • Sus expresiones emocionales son limitadas, les cuesta manejar, controlar y reconocer sus propias emociones; así como saber responder ante las emociones de los demás y reconocerlas. Pueden parecer fríos, distantes o inexpresivos por esto.
  • Su lenguaje no verbal y sus expresiones faciales suelen ser bastante pobres. Se muestran bastante “planos” ante lo que sucede en su entorno. No suelen acompañar de gestos sus palabras, ni tampoco expresar con su rostro. Les cuesta del mismo modo mantener el contacto visual con la persona con la que hablan.
  • Son por lo general bastante literales y crédulos; les cuesta captar las intenciones de los interlocutores; así como identificar dobles sentidos, las ironías y las bromas, lo que también dificulta sus relaciones con los demás.
  • Sus intereses suelen ser bastante restringidos; pero se pueden llegar a convertir en auténticos expertos de aquello que le interesa. Cuando se concentran en un tema de interés no son capaces de prestar atención a otros elementos de su entorno.
  • Les suelen alterar bastante los cambios de rutinas y les cuesta ser flexibles antes acontecimientos inesperados. Esto puede generar en ocasiones que se muestren irascibles o molestos.
  • Les cuesta bastante orientarse hacia el futuro y proponerse objetivos a largo plazo.

En base a todas estas características, las personas con Asperger suelen necesitar ayuda de cara a favorecer ciertos aprendizajes de forma explícita.

La intervención que se lleva a cabo se suele centrar en trabajar elementos pragmáticos del lenguaje. Se trata de que adquieran repertorios para poder desenvolverse en una conversación, saber incorporarse a una nueva o como introducir un nuevo tema; que sean capaces de saber que no decir para no hacer daño a los demás, así como leer las intenciones de las palabras de los demás. Se trabajan también aspectos de ritmo o el tono que emplean durante las conversaciones. Se dan a conocer frases hechas, refranes y dobles sentidos, y como introducirlos en la conversación correctamente.

Conviene también incentivar el desarrollo cognitivo, ayudándoles a manejar y comprender conceptos abstractos; favorecer la ampliación de sus centros de interés así como su capacidad para sintetizar información y ser capaces de extraer las ideas clave o principales de un texto.

Los aspectos de sociales, requieren especial atención; es importante proporcionarles estrategias para la resolución de problemas a los que pueden tener que enfrentarse en su día a día. También se trata de aportarles claves explicitas que les permitan reconocer las emociones en los demás y proporcionarles un repertorio de respuestas adecuadas ante estas emociones. Conviene también generar en ellos estrategias para reconocer sus propias emociones y saber manejarlas de forma adaptativa. Trataremos de ayudarles a dar salida y expresión a sus necesidades de forma adaptativa y cordial.

Todas estas intervenciones deben ir adaptándose a la evolución de cada persona y a su punto de partida, así como al entorno social y cultural en el que se desarrollen. Es muy importante del mismo modo contar con el apoyo y colaboración del entorno escolar en que se encuentra el niño/ adolescente, y más importante el apoyo y colaboración de la familia para poder dar continuidad y generalizar todos los contenidos a diferentes entornos.

Autora: Carolina de los Reyes Lozano. Psicóloga de Neurovilla.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. LOPD

ACEPTAR